La gordofobia y la cultura de dieta han tomado también la práctica de yoga

Hace tiempo un amigo comenzó a involucrarse mucho en temas de género, él alguna vez me dijo: “Desde que me puse los lentes de género, no puedo ver las cosas igual que antes, y en todos lados veo desigualdad, discriminación…”. Bueno, algo así me pasa a mí. Desde que me puse los “lentes” de Salud en todas las Tallas es imposible para mi dejar de ver la gordofobia y la insaciable cultura de dieta en todos lados.

Como nutrióloga, amante de la comida y del yoga, siempre estoy buscando en internet recetas, leyendo blogs de salud, nutrición y yoga. Todo esto me hace perfecto target de mercado para programas de ejercicio que prometen modificar mi cuerpo en solo 30 días, dietas para perder grasa, productos milagro, fajas reductoras y el día de hoy llegó a mi muro de Facebook publicidad de un programa que hizo doler mi corazón: un programa de yoga que promete transformar mi cuerpo por completo y acabar con la grasa en 14 días.

¿Alguien más ve el problema aquí?

 Para simplificarlo mucho, el yoga se compone de 8 ramas que son el sustento de la práctica. La base, incluso antes de las asanas (posturas) y los pranayamas (técnicas de respiración), son los yamas (restricciones éticas o abstenciones) y niyamas (observancia del estilo de vida). Son los valores y principios en los cuales está basada la práctica de yoga, en esta ocasión me gustaría enfocarme en dos:

1. Ahimsa: No hacer daño o no violencia.

Esto aplica para los demás, pero primero para uno mismo. Sabemos que la persecución de la pérdida de peso tiene efectos negativos sobre la salud, como trastornos de la conducta alimentaria, alteraciones en el metabolismo y la regulación del peso, el autoestima y salud mental de las personas.

Entonces, ¿por qué recomendar y buscar deliberadamente la pérdida de peso a través del yoga?

 

2. Santosha: Contentamiento

Se trata realmente de aceptar la vida tal como es, se trata de dar la bienvenida a lo que venga. Esto puede ser sumamente difícil, más cuando desde pequeños nos clavan la idea de que siempre hay algo malo con nosotros, particularmente con nuestro cuerpo.

Para mi, esta es la enseñanza más grande que me ha dado la práctica de yoga. Aceptar y vivir el presente, desarrollar gratitud. Es un proceso, no es algo que un día dominas y entonces verás la vida así siempre. Es un camino.

La gordofobia y la cultura de dieta han tomado también la práctica de yoga.

Es muy importante reconocer que hay personas que han tomado partes de prácticas como el yoga, la alimentación con atención plena (mindful eating) y la alimentación intuitiva para promoverlas como métodos “naturales” y “holísticos” para la pérdida de peso. Sin embargo, detrás de estas prácticas hay un sustento de principios morales y humanos, de no dañar, de aceptar, de compasión que hacen que utilizarlas con la finalidad de reducir un cuerpo de tamaño sea completamente contradictorio y poco ético.

 Hoy más que nunca estoy convencida de que el mensaje de Salud en todas las tallas necesita más voces, necesitamos ser más críticos de lo que consumimos en cuestión de bienestar y debemos de ser defensores del derecho a ser tal y como somos hoy.

“True Yoga is not about the shape of your body, but the shape of your life. Yoga is not be performed; yoga is to be lived.” Aadil Palkhivala

La verdadera Yoga no se trata de la forma de tu cuerpo, sino de la forma de tu vida. Yoga no es para ser escenificada; yoga es para ser vivida.” Aadil Palkhivala

Acerca de la autora: Martha es nutrióloga y maestra de yoga, amante de la naturaleza, de comer, bailar, escuchar música y practicar yoga. Es fiel fanática de los hotcakes con tocino. En su recorrido personal y profesional ha podido entender que la alimentación involucra mucho más de diversos aspectos de nuestras vidas de lo que normalmente vemos y que las dietas crean una mentalidad de restricción, culpa, preocupación y otras conductas que refuerzan una relación estresante con la comida, y por lo tanto con nosotros mismos. Tiene una práctica privada de nutrición en la Ciudad de México. Puedes contactarla en minutricionconsciente@gmail.com.

Martha de la TorreComment